Niño sonriendo
Destacados Salud Dental

Ortodoncia en niños: consejos y recomendaciones

Como padres y madres nos preocupa la salud dental, el crecimiento y el desarrollo de nuestros hijos. Y ahí es donde nace la siguiente pregunta: ¿cuándo llevarlos exactamente al odontopediatra? 

Según la Sociedad Española de Ortodoncia (SEDO) es recomendable una primera revisión dental a los siete años, ya que en esta edad es cuando aparecen los incisivos y los primeros molares. Aun así, a los cuatros años el especialista ya puede identificar posibles alteraciones de maloclusión, es decir, de un mal alineamiento de los dientes o de la manera en que los dientes superiores e inferiores encajan entre ello. Después de esta primera visita, el odontopediatra será quien determine el tratamiento a seguir.

Tipos de ortodoncia infantil

La ortodoncia infantil es un diagnóstico temprano para evaluar problemas graves –tanto funcionales como estéticos- y tomar medidas rápidas para corregirlos. Entre estos problemas bucodentales nos encontramos con el paladar estrecho, los incisivos prominentes, la falta de espacio para el resto de piezas, entre otros. 

Niño en el dentista

A continuación, vamos a refrescar los tres grandes tipos de ortodoncia en los más pequeños según sus edades:

  • Pre-ortodoncia temprana, de 3 a 6 años: son aparatos de ortopedia que se utilizan para evitar ciertos hábitos del niño, así como chuparse el dedo constantemente. De no cortar esta costumbre, se ocasionarán problemas de cara el futuro, como por ejemplo, una mordida cruzada o abierta. Por ello, uno de los aparatos para corregirlo son las ortodoncias removibles, o sea, las de quitar y poner. Específicamente, se tratan de aparatos de acrílico que, por medio de unos ganchitos metálicos, se aguantan en los molares.
  • Pre-ortodoncia funcional o ortodoncia interceptiva, de 7 a 11 años: es un tratamiento que sirve para mitigar los efectos de unos hábitos anormales. Por ejemplo, una forma para corregir el paladar estrecho es usando expansores maxilares. De hecho, los niños a esta edad ya son suficientemente conscientes de la utilidad que tienen estos tratamientos y por lo tanto, podemos recurrir a su colaboración.
  • Ortodoncia dentición permanente, de 12 a 18 años: En esta edad, se pueden utilizar diferentes aparatos, así como los fijos, también llamados brackets, para corregir el problema de una maloclusión. Este puede ser provocado por cuestiones genéticas o malos hábitos durante la primera infancia, así como la succión del dedo por la boca o el uso excesivo del chupete. 

Otros consejos y recomendaciones

Tras hablar de los tipos de ortodoncia que hay, también es importante tener en cuenta las molestias que pueden sentir los niños al llevarlos. Con el paso del tiempo, estas incomodidades desaparecen, pero si no es así, es necesario comunicárselo al ortodoncista.

Bebé lavándose los dientes

Por otro lado, conviene señalar que en el caso de utilizar aparatos fijos, el niño debe extremar las medidas de higiene, tanto de los aparatos como de la boca. Un buen hábito es el cepillado minucioso después de comer, ya que se suelen retener restos de comida y placa y así,  se evita la aparición de caries. Así mismo, con los brackets es importante saber que los más usados son los fabricados con metales, y en segundo lugar, con materiales cerámicos. Y por último, respecto a los aparatos removibles, se aconseja el cepillado antes de colocarlo y cuando se retira. De todas formas, para conservarlos limpios se han de cepillar con agua y jabón neutro.

La infancia es la edad ideal para intervenir, porque los dientes se mueven fácilmente y los huesos aún son muy moldeables. De esta forma, pueden evitarse tratamientos complejos y costosos en edades más avanzadas. En nuestra clínica dental en Sant Cugat somos especialistas en ortodoncia infantil. ¡No demores la visita!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *