Blanqueamiento dental
Destacados Salud Dental,  Estética dental

Blanqueamiento dental: olvídate de los dientes amarillos

Muchos dicen que la sonrisa es nuestra carta de presentación, ya que es una de las primeras cosas que los demás ven de nosotros. Por eso, la mayoría buscamos tener una sonrisa sana y bonita. La estética dental va de la mano de la salud dental en muchas ocasiones.
Tener los dientes amarillos es más habitual de lo que solemos pensar y son muchas las personas que tratan de corregir este problema a partir de tratamientos en su centro de odontología. Pero, ¿cómo se ponen los dientes amarillos?

Causas del oscurecimiento de los dientes 

La falta de higiene bucal o las malas prácticas a la hora de cepillarnos los dientes y el consumo de algunas comidas -especialmente azucaradas- o bebidas -como el café o el té- pueden provocar este oscurecimiento de los dientes.
Además, hay otros factores como el de la edad, el consumo de algunos medicamentos o el tan conocido tabaco que también estropean el esmalte de nuestra dentadura. 

Qué es el blanqueamiento dental

El blanqueamiento dental es uno de los tratamientos dentales más utilizados y el más efectivo para eliminar los famosos dientes amarillos y, aunque no se trata de una técnica dolorosa, puede provocar sensibilidad dental en algunos pacientes. Ésta desaparece a los dos o tres días de aplicar el tratamiento.

Para que la estética tenga un sentido debe tener una buena salud detrás que le dé soporte. Por eso, no todo el mundo puede hacerse un tratamiento de blanqueamiento dental. Antes de empezar este tratamiento es imprescindible tener una boca sana, es decir, no tener caries ni presentar ninguna otra enfermedad previa como la periodontitis. Además, los profesionales que te practiquen el blanqueamiento dental deberán haberte hecho antes una higiene para obtener unos buenos resultados con el blanqueamiento. 

Antes y después de un tratamiento de blanqueamiento dental

Ventajas de hacerte un blanqueamiento dental 

Las ventajas de practicar un blanqueamiento dental son principalmente estéticas, pero van siempre acompañadas del propósito de mejorar la salud bucodental. Entre las principales ventajas encontramos las siguientes: 

  • Mejora de la estética de la sonrisa. El blanqueamiento dental es una de las técnicas que más ayuda a tener una bonita sonrisa y disfrutar de una imagen facial mucho más estética en menos tiempo. A diferencia de los tratamientos de ortodoncia, el blanqueamiento dental tiene cambios visibles en cuestión de horas. 
  • Mejora de la autoestima del paciente. Ya conocemos la importancia de tener una bonita sonrisa y que no nos dé vergüenza mostrarla. El blanqueamiento dental ayuda a mejorar la autoestima de esas personas que no se atreven a mostrar sus dientes por tenerlos amarillos -seal cual sea el motivo del oscurecimiento- generando una mayor confianza en su aspecto físico. 
  • Mejora de la salud dental. Antes de practicar el tratamiento de blanqueamiento dental es necesaria una revisión previa para comprobar que todo está correctamente en la boca del paciente, así que, un blanqueamiento supone disponer de una buena salud dental para que éste sea posible. 

Consejos tras el blanqueamiento dental 

Tras el tratamiento de blanqueamiento dental es necesario seguir las indicaciones de tu dentista para conseguir los resultados esperados. En este punto, los expertos recomiendan lo siguiente: 

  • No fumar durante las semanas posteriores al tratamiento, ya que el tabaco es una de las principales causas del oscurecimiento. 
  • Seguir una dieta blanca, es decir, sin comidas ni bebidas azucaradas o que contengan, ya sea de forma natural o como aditivo, colorantes o pigmentos, ya que podrían ser totalmente contraproducentes. 

Ahora que ya conoces cuáles son las causas del oscurecimiento de los dientes, qué es el blanqueamiento dental y cuáles son sus ventajas, seguro que es cuestión de tiempo que analices cuáles son los malos hábitos que puedes eliminar para prevenir que tus dientes pierdan el color blanco. Acude a tu dentista, pídele que te haga una revisión y valora si necesitas hacerte un blanqueamiento. ¡La sonrisa hay que cuidarla!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *